Inicio Comunidad de Madrid Pedimos la retirada de la Ley estatal del Sistema Universitario

Pedimos la retirada de la Ley estatal del Sistema Universitario

Default Featured Image-LEGANES

El portavoz regional ha destacado que el documento del Ministerio no tiene en cuenta las consecuencias económicas de medidas como la estabilización de la plantilla docente, que queda en un limbo normativo y económico. “En definitiva, el Ministerio invita a esta fiesta, pero la vamos a tener que pagar los demás”, ha advertido.

A modo de ejemplo, Ossorio ha puesto en duda la memoria económica de la LOSU, que cifra en 123 millones de euros en toda España los costes de reposición del personal que se jubila, del proceso de funcionarización y la reducción de la temporalidad. Sin embargo, los primeros análisis apuntan, por ejemplo, a que un centro de tamaño medio sufriría un impacto negativo de aproximadamente 30 millones de euros en los próximos cinco años.

“No aborda de forma realista el problema fundamental existente a día de hoy: el envejecimiento de las plantillas y la necesidad de adecuados mecanismos de reposición. Por el contrario, los planes de estabilización del personal docente que propone agravan el problema y crean otro aún peor”, ha subrayado el consejero madrileño.

Tramitación ilógica de la LOSU 

Entre otros aspectos, la Comunidad de Madrid también considera “ilógico” que antes de la aprobación de la Ley se hayan implantado sus desarrollos normativos por la vía del real decreto, tal y como ha advertido el propio Consejo de Estado. “No se comprende que se nos convoque a este diálogo sobre la LOSU cuando, en paralelo, se está imponiendo un cambio de facto en el sistema universitario mediante los reales decretos”, ha incidido.

Asimismo, también ha criticado los “postulados de la LOSU que implican ideologizar los campus” o el hecho de que “se prime a determinados colectivos aumentando su representación en órganos donde se deciden cuestiones que en nada les afectan”. En este sentido, el portavoz del Ejecutivo autonómico ha reseñado la “excesiva representación de los estudiantes en la toma de decisiones sobre gestión, organización e investigación, al tiempo que se devalúan aspectos fundamentales como son el mérito y el esfuerzo”. 

Por último, Ossorio ha planteado que “si para alcanzar mejores posiciones en los rankings internacionales nos beneficia forzar que nuestras universidades operen en al menos tres áreas de conocimiento, ¿qué hacemos con nuestros excelentes centros especializadas en un ámbito?”. “Muchas de ellas tienen un elevado prestigio internacional en su área y ahora vamos a imponerles que abran titulaciones en otros ámbitos”, ha concluido.


- Te recomendamos -