Inicio Destacado Descubren que un microbio impide que los mosquitos alberguen el parásito de...

Descubren que un microbio impide que los mosquitos alberguen el parásito de la malaria | UC3M

Una investigación científica, en la que ha participado un investigador de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), ha identificado una bacteria que impide que el parásito de la malaria complete su ciclo dentro de los mosquitos. Este avance, publicado recientemente en la revista Science, podría proporcionar un arma adicional contra la propagación del paludismo en el mundo. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas que contraen la malaria es cada vez mayor. En concreto, se calcula que en 2022 se produjeron 249 millones de casos de paludismo en todo el mundo: 5 millones más que en 2021 y 16 millones por encima del nivel previo a la pandemia de 233 millones registrado en 2019. Además de las perturbaciones causadas por la COVID-19, la respuesta mundial a esta enfermedad se ha enfrentado a un número creciente de amenazas, como la resistencia a los medicamentos y a los insecticidas, las crisis humanitarias, las limitaciones de recursos, los efectos del cambio climático y los retrasos en la ejecución de los programas, según la OMS. Cada año mueren más de medio millón de personas por esta enfermedad, la mayoría niños menores de 5 años de edad. Aunque se han desarrollado algunas vacunas, su eficacia es limitada y todavía se encuentran en las primeras etapas de su implementación en África.

El empleo de microorganismos para controlar las enfermedades transmitidas por mosquitos ha sido empleado con anterioridad. Sin embargo, la mayoría de los métodos para bloquear el desarrollo de los parásitos del género Plasmodium que causan la malaria, transmitidos por diferentes especies de mosquitos, se han basado en bacterias modificadas genéticamente. La bacteria Delftia tsuruhatensis que se presenta en esta nueva investigación publicada en Science, una de las revistas científicas más importantes del mundo, inhibe al parásito de la malaria y está presente de forma natural en el medio ambiente.

Los autores del estudio se toparon con el microbio de forma casual, después de notar que una colonia de mosquitos que estaban usando en una investigación de GlaxoSmithKline (GSK) para el desarrollo de nuevos fármacos eran cada vez más difíciles de infectar con Plasmodium. Posteriormente, comprobaron que todas las muestras contenían una cepa bacteriana llamada Delftia tsuruhatensis TC1, que descubrieron que frena el crecimiento de Plasmodium en el intestino del mosquito, donde el parásito se desarrolla antes de pasar a las glándulas salivales del insecto. Los experimentos con roedores realizados en la Universidad Johns Hopkins (EEUU) revelaron que esta interrupción del crecimiento de Plasmodium conducía a una reducción de la transmisión: sólo un tercio de los ratones picados por mosquitos portadores de estas bacterias se infectaron, en comparación con el 100% de los ratones picados por mosquitos no repoblados con la bacteria. Además, comprobaron que los mosquitos sólo necesitan comer unas pocas bacterias para ser colonizados y que, una vez dentro del insecto, la bacteria permanece allí, bloqueando continuamente el desarrollo del parásito.

Los estudios de campo realizados en Burkina Faso y los modelos han demostrado que Delftia tsuruhatensis TC1 tiene el potencial de complementar el control de la transmisión de la malaria. De hecho, según los resultados del estudio, esta bacteria puede reducir la carga de parásitos en los mosquitos hasta en un 73%, gracias a la producción de una molécula, denominada harmane, que también se encuentra en plantas utilizadas en la medicina tradicional en algunas culturas.

“La identificación de una bacteria que impide el desarrollo de las fases del parásito que ocurren en los mosquitos sin afectar a los mismos proporciona un abordaje novedoso con muy pocas posibilidades de desarrollar resistencias, ya que no supone ningún detrimento para los mosquitos”, explica uno de los autores del estudio, Alfonso Mendoza Losana, actualmente investigador distinguido del Dpto. de Bioingeniería de la UC3M e iniciador del proyecto en GSK. “Además, es una bacteria no modificada genéticamente, lo cual permite una rápida introducción en el campo”, resalta. 

Esta idea ha sido patentada por GSK y Alfonso Mendoza Losana es uno de los dos autores de esta innovación para reducir la transmisión de la malaria. Además, esta investigación ha recibido financiación de GSK España, de la Fundación Bill y Melinda Gate y del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones del gobierno británico.

Referencia bibliográfica: Huang, W. et al (2023). Delftia tsuruhatensis TC1 symbiont suppresses malaria transmission by anopheline mosquitoes. Science. 381 (6657):533–540. DOI: 10.1126/science.adf8141 https://www.science.org/doi/10.1126/science.adf8141 


- Te recomendamos -
Artículo anteriorMarga Prohens implanta innovadoras soluciones para el dilema de la vivienda en Baleares
Artículo siguienteAumento en la tasa de inserción laboral con la FP Dual
Foto del avatar
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos y vivimos por y para la información.